Las gomas de ortodoncia

Las gomas de ortodoncia, una ayuda para tu tratamiento

Los brackets, sean del material que sean, y el arco de ortodoncia que los unen entre sí son las partes fundamentales de un aparato de ortodoncia, pero no las únicas. Hay unas pequeñas piezas removibles que juegan un papel muy importante en el éxito final del tratamiento: las gomas de ortodoncia. En este post analizamos a fondo para qué sirven esas pequeñas piezas elásticas.

La función de las gomas de ortodoncia

Los ortodoncistas te recomendarán usar gomas para lograr dos objetivos:
– Alinear los dientes. Las gomas que se colocan en la ortodoncia fija permiten que el arco haga la fuerza necesaria para ir moviendo los dientes muy poco a poco hasta colocarlos en su sitio. Sin ellas, el arco no sería capaz de moverlas por sí solor.
– Corregir defectos de mordida. Este tipo de gomas se colocan entre los brackets de las dos arcadas, por lo que se conocen como gomas intermaxilares y se encargan de hacer encajar perfectamente ambas arcadas para corregir todo tipo de defectos de mordida.

El uso de las gomas de ortodoncia

La colocación de estas gomas variará en función del tipo de bracket que llevemos. Así, en los brackets tradicionales metálicos estas se fijan al propio bracket. Mientras, en el caso de la ortodoncia lingual y la invisible el ortodoncista las pondrá usando un composite del mismo color que las piezas dentales para que ni los brackets ni las gomas llamen la atención.
No te preocupes si tu ortodoncista no te habla de las gomas de ortodoncia en las primeras semanas de tratamiento, pues empiezan a usarse en etapas más avanzadas del tratamiento para consolidar los primeros resultados logrados por brackets y arco.
Es importante que seas muy riguroso en su uso y que no te las quites durante mucho tiempo. Lo más recomendable es usarlas al menos 20 horas cada día. Es posible que tu especialista sea algo permisivo con el tiempo de uso en los primeros días de tratamiento, pues es cuando más suelen molestar. Las gomas no causan dolor en sí pero la presión que se ejerce sobre las piezas y los movimientos de estas pueden causarte un ligero dolor que se irá amortiguando a medida que pasen los días.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *