Ortodoncia estética y ortodoncia invisible

Ortodoncia estética y ortodoncia invisible, parecidas pero diferentes

Muchos pacientes acuden a consulta pregunta por tratamientos de ortodoncia que le permitan corregir su sonrisa pero sin tener que lucir brackets metálicos. La ortodoncia estética y la ortodoncia invisible son la solución perfecta para estos pacientes, dos tratamientos con ciertas similitudes.

Diferencias entre ortodoncia estética e invisible

La ortodoncia invisible, conocida como Invisalign, emplea alineadores removibles que se cambian periódicamente. Mientras, la ortodoncia estética usa brackets con materiales cerámicos o transparentes que resultan apenas visibles sobre las piezas.

Las ventajas la ortodoncia invisible

Invisalign es un tratamiento muy demandado por los adultos pues no sólo resulta poco apreciable a nivel visual, sino también porque puede retirarse en caso de necesitarlo para acudir a una entrevista de trabajo, una boda o cualquier otros tipo de evento social. Además, es mucho más fácil de limpiar que la ortodoncia tradicional, más cómoda al reducirse las superficies de fricción y se ajusta a la perfección a la cavidad oral.

Las desventajas de la ortodoncia invisible

Antes de decidirte ortodoncia invisible deberías tener en cuenta las desventajas que este tipo de ortodoncia presenta respecto a la ortodoncia estética.
– El precio. Invisalign es un tratamiento más caro que los brackets tradicionales pues los materiales con que se fabrica tienen un precio alto y tienes que cambiar el aparato varias veces, cosa que no ocurre con los brackets.
– El seguimiento. Las consultas con el ortodoncista son mucho más frecuentes cuando usas Invisalign pues necesita muchos ajustes.
– El tiempo. La duración de un tratamiento de ortodoncia varía en función de los brackets escogidos, el estado inicial de la boca y el mantenimiento que hagamos de los brackets. En el caso de Invisalign este periodo puede alargarse aún más pues el éxito del tratamiento está determinado por la cantidad de horas diarias que lo uses. La tentación de quitártelo puede ser grande, pero cada vez que te lo quites estarás atrasando la retirada definitiva.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *