Síntomas de la enfermedad de las encías

Conoce todos los síntomas de la enfermedad de las encías

Sangran, se inflaman, molestan… Las encías son uno de los tejidos bucales más sensibles y propensos a contraer diferentes enfermedades por culpa del sarro, la placa bacteriana y la acción de cepillos de dientes excesivamente duros.
Conocer los síntomas de la enfermedad de las encías nos ayuda a estar alerta y poner los medios para tratarla cuanto antes.

Las distintas enfermedades de las encías

El tejido gingival que rodea a las piezas y las sostiene es una parte fundamental de nuestra boca. No cuidarlo y tratarlo si aparece cualquier enfermedad puede poner en riesgo el soporte de los dientes y causar su pérdida final.
La patología considerada más leve a nivel de las encías es la gingivitis, una infección leve y fácilmente tratable si se coge a tiempo. De no hacerlo puede desencadenarse una periodontits o piorrea, una infección mucho más grave que causa dolor severo y que supone una riesgo grave para la pérdida de las piezas.

Los principales síntomas de la enfermedad de las encías

A las enfermedades de las encías se las conoce como “patologías silenciosas” porque no presentan síntomas hasta que ya están bien implantadas en la boca.
Los más frecuentes son:
1. El sangrado. Es el primero que aparece. Al cepillarnos los dientes, y por los movimientos de las cerdas del cepillo sobre el tejido gingival, este sangra. El sangrado no suele ser grave pero sí muy llamativo al mezclarse con la saliva y el agua con que nos enjuagamos. El simple sangrado de encías debería llevarnos automáticamente a la consulta del dentista.
2. La inflamación. Suele acompañar al sangrado pero muchas veces pasa desapercibido porque no nos fijamos en las encías.
3. El color. Unas encías sanas debería tener un color rosáceo. Cuando está enfermas presentan zonas más enrojecidas y textura tierna.
4. Mal aliento. La halitosis está relacionada con las fases iniciales de la periodontitis. Si notas mal sabor de boca o quienes te rodean te comenta que te huele el aliento, consulta con tu especialista.
5. La recesión gingival. Llamamos así a la pérdida de parte de la encía. La notarás porque puedes ver más raíz del diente de la que acostumbras. Esta recesión supone un fuere impacto estético en nuestra sonrisa y, a la larga, puede hacer que las piezas empiecen a moverse al no tener sujeción y que las perdamos.
6. Los flemones. Son acumulaciones de pus en la cavidad bucal, muy molestos y que encierran infecciones severas.

¿Qué debo hacer si sospecho que tengo enfermedad de las encías?

Una adecuada higiene dental, con tres cepillados diarios, seda y enjuague bucal, una limpieza profesional al año y las revisiones periódicas en la consulta del dentista suelen ser suficientes para evitar la enfermedad de las encías. No obstante, ante cualquiera de los síntomas anteriormente descritos debemos acudir inmediatamente a la consulta de nuestro especialista para que sea él quien compruebe si efectivamente tenemos alguna enfermedad de las encías y nos indique cómo proceder.

¿La ortodoncia me hace más propenso a enfermedades de las encías?

No necesariamente. Es cierto que algunos pacientes describen que sus encías sangran con más frecuencia desde que se pusieron aparato, pero no necesariamente por los brackets. Lo que suele ocurrir es que la ortodoncia dificulta la higiene dental, lo que hace que se acumule más sarro y placa en las encías y aparezcan gingivitis. Siendo meticuloso con el cepillado de dientes y aparato no tendrás grandes problemas.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *