Claves para comprender la ortodoncia en niños

Claves para comprender la ortodoncia en niños

Hasta hace algunos años los niños era el paciente objetivo de los tratamientos de ortodoncia. Hoy, la práctica clínica y el día a día en las consultas ha demostrado que los adultos también pueden usar brackets para corregir los problemas de su boca. No obstante, los niños siguen siendo el grupo de edad que se somete a una ortodoncia con mayor frecuencia y precisamente este hecho, su edad, tiene mucho que ver con el éxito del tratamiento.

Los tipos de ortodoncia en niños

Todos los brackets de que disponemos en consulta son aplicables a la dentadura de los niños: metálicos, de autoligado, transparentes, de resina… Cuando hablamos de tipo de ortodoncia infantil nos referimos a si esta es permanente o puede retirarse. Así, distinguimos:
– Ortodoncia removible: hecha en materiales acrílicos, como su nombre idnicada puede ponerse y quitarse a elección del paciente. Se usa sobre todo para corregir pequeños defectos de mordida o falta de alineación y su efectividad está en relación directa con las horas que se use, de ahí que sea importante insistir al niño para que no se la quite
– Ortodoncia fija: emplea los brackets tradicionales pegados a los dientes y permite corregir defectos de crecimiento en la mandíbula o el máxilar, defectos de mordida y deformidades del paladar.

La duración de la ortodoncia en niños

¿Alguna vez has oído que las ortodoncias en niños son más largas? Es una verdad a medias, pero algo de cierto tiene. El tratamiento en sí dura una media de entre 12 y 18 meses tenga el paciente la edad que tenga. Sin embargo, cuando hablamos de pacientes de corta edad el seguimiento posterior debe ser más exhaustivo pues en la mayoría de los casos el crecimiento óseo no ha concluido y las piezas definitivas no han terminado de brotar. Eso puede hacer que sea necesario volver a usar brackets y que las revisiones con el ortodoncista se prolonguen en el tiempo.

Cuándo iniciar la ortodoncia en niños

Entre los 7 y los 8 años ya podemos ponerle brackets, sobre todo si tenemos que tratar problemas óseos ya que las estructuras aún son lo suficientemente moldeables como para poder reparar defectos. No obstante, recuerda que es fundamental acudir a revisión con el dentista al menos dos veces al año pues es en estas revisiones cuando podemos detectar cualquier problema en su boca y actuar cuanto antes.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *