La ortodoncia y los problemas de mordida

Los defectos de mordida se solucionan muy bien con ortodondia

La boca es una estructura compleja en cuyo desarrollo intervienen muchos, variados y complejos factores. Del desarrollo armónico y adecuado de todos ellos depende que no sólo nuestra sonrisa, sino la totalidad de la articulación mandibular, las encías, la lengua y los dientes estén en perfecto estado. Los problemas o defectos de mordida son uno de los trastornos más frecuentes de la boca, y todo pese a que muchos ni siquiera se detectan si los pacientes no acuden con regularidad a revisiones. La ortodoncia es el tratamiento indicado para solucionarlos.

Las causas de los problemas de mordida

Los defectos de mordida surgen cuando las arcadas superior e inferior de nuestra boca no encajan correctamente. Aunque en su aparición intervienen muchos factores, los más frecuentes son:
1. El mantenimiento de hábitos perjudiciales para la boca, como prolongar el uso del chupete más allá de los dos años o chuparse el pulgar.Ambos hábitos acaban ocasionando una deformidad grave del paladar y provocan que los incisivos delanteros salgan hacia fuera.
2. La respiración por la boca. Impide el desarrollo normal del maxilar superior.
3. La proyección de la lengua entre los dientes al tragar. Con el paso del tiempo y la presión continuada acaba ocasionando que los dientes se separen y no encajen correctamente.

Los tipos de problemas de mordida

Dependiendo de cómo se hayan desviado los maxilares y la posición en que encajen las arcadas distinguimos:
1. La mordida abierta, caso en que los dientes superiores no se superponen a los inferiores. Se considera que es el tipo de defecto de mordida más común entre los niños y en algunos casos se soluciona sin necesidad de usar ortodoncia a medida que se completa el desarrollo de articulación mandibular. No obstante, conviene extremar las precauciones y consultar con frecuencia con el odontopediatra para que pueda actuar cuanto antes de ser necesario.
2. La sobremordida, aparece cuando los dientes superiores superan de manera excesiva a los de la arcada inferior. A simple vista puedes apreciarla si tu hijo parece tener el mentó retraído con respecto al resto de la cara.
3. La submordida es el caso exactamente contrario, se da si la mandíbula y los dientes de la arcada inferior sobresalen la superior.

El tratamiento para los problemas de mordida

La ortodoncia precoz es el mejor tratamiento para solucionar todo tipo de defecto de mordida. Y decimos precoz porque conviene iniciar el tratamiento durante la infancia, momento en que las estructuras óseas bucales son moldeables y su posición puede corregirse.
En este sentido, las revisiones frecuentes con el odontopediatra ayudan a detectar defectos de mordida en fases muy iniciales y permite solucionarlos sin complicaciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *