La limpieza dental, una vez al año

La importancia de someterse a una limpieza dental

Lavarse los dientes tres veces al día y usar seda dental y enjuague bucal son hábitos que forman parte de cualquier correcta rutina de higiene dental. La limpieza dental es el tratamiento que la completa, una técnica especializada que permite eliminar el sarro y la placa bacteriana que nuestro cepillo no consigue arrastrar por sí solo.

Qué se hace en una limpieza dental

El tratamiento, que te harán siempre en una clínica de odontología por los aparatos requeridos, es muy sencillo y pretende eliminar todo rastro de sarro y plaza presentes en las piezas. Es especialmente cuidadoso con la higiene de las encías y en la parte inferior del diente donde se hunde en la encía, pues es la que suele acumular más bacterias y donde hace su aparición la enfermedad de las encías más frecuente: la gingivitis.
Es un proceso sencillo que se hace sin anestesia. Si tienes la boca muy sensible pueden aplicarte una crema desensibilizadora para que no notes molestia alguna. En apenas 30 minutos estarás listo.

Cómo se hace una limpieza dental

La limpieza dental arranca con la aplicación de una solución reveladora que tiñe de color generalmente azul las zonas de la boca más afectadas por la placa bacteriana y el sarro. Usará una lupa y un raspador para verlas mejor y tenerlas identificadas.
Usará distinta aparatología de ultrasonidos y curetas para eliminar toda la placa que se encuentra tanto en las piezas como en las encías. Además, notarás que tu boca se lleva de un chorro de agua a presión con bicarbonato disuelto que reduce los las manchas superficiales de los dientes.
Para acabar, y después de repasar que no hay rastro de sarro en ninguna pieza, se limpiarán los huecos interdentales y se pulirá la superficie de todas las piezas con pasta fluorada blanqueante.

Las molestias después de una limpieza dental

Es bastante infrecuente que tengas molestias después de una limpieza dental. Como mucho puedes apreciar una sensibilidad mayor en las encías que tu dentista aliviará aplicándote un gel antiinflamatorio y puede que te recomiende usar una pasta de dientes especial los primeros días. Poco más.

¿Por qué una al año?

Los dentistas han llegado a un acuerdo tácito que recomienda hacer al menos una limpieza dental al año, pero este es el mínimo. Es muy posible que su tu boca es más propensa a la acumulación de sarro, si padeces gingivitis de forma recurrente o si no mantienes una higiene dental escrupulosa tu dentista te recomiende reducir la frecuencia entre ellas.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *