Cómo evitar las caries

Las caries, un problema muy frecuente

Las caries son la enfermedad más extendida en todo el mundo. Tanto que se estima que afecta en uno o varios momentos de su vida al 90% de la población global, una razón más que suficiente para justificar que todos los organismos sanitarios alerten de su gravedad e insistan en la importancia de una adecuada higiene bucodental y revisiones frecuentes con el dentista para prevenir su aparición.

Qué son las caries

Esta enfermedad bucodental se caracteriza por la aparición de grietas de diversa profundidad en las piezas dentales. En contra de lo que tiende a creerse, no afectan solo a la superficie de las piezas. Este es el lugar donde se detectan de forma más frecuente pero pueden verse en cualquiera de sus caras. Están causadas por los ácidos descompuestos de los alimentos, que van horadando el esmalte hasta romperlo y, si no se tratan a tiempo, continúan con su proceso destructor en las zonas interiores de la pieza afectando a los tejidos blancos, los vasos sanguíneos y llegando al nervio, lo que podría acarrear la pérdida de la pieza.

Los síntomas más frecuentes de las caries

En sus fases más iniciales las caries se acompañan de sensación de recalado en la pieza afectada sobre todo cuando tomamos alimentos muy frío o al masticar. Después pueden aparecer inflamación, dolor intenso y persistente que no mejora con calmantes, hipersensibilidad, sangrado de encías e incluso mal aliento. Si la caries ha afectado a las estructuras internas del diente, puede llegar a romperse.

Cómo se tratan las caries

La caries es un problema tan frecuente que la Odontología ha conseguido minimizar al máximo su impacto en la salud de nuestra boca siempre y cuando se acuda de forma precoz a la consulta. Un simple empaste que elimine la zona afectada y la cubra con los composites adecuados bastará para caries pequeñas. Si la enfermedad ha avanzado te enfrentarías a tratamientos más complejos como endodoncias o la extracción de la pieza.

Pautas para prevenir las caries

El mejor consejo que podemos darte para que las caries no hagan acto de presencia en tu boca es que sigas una adecuada higiene dental, cepillando tu boca tres veces al día y usando seda dental y enjuague bucal. Una boca llena de gérmenes, bacterias y ácidos es el caldo de cultivo perfecto para los dientes y el lugar donde las caries aparecen con más frecuencia
Escoge para cepillarte pastas de dientes enriquecidas con calcio y flúor, dos minerales que contribuyen a fortalecer el esmalte dental y que lo hacen más resistente a las acciones de las bacterias dañinas.
Igual de importante que la higiene es seguir una alimentación adecuada, evitando los refrescos, las chucherías, los pasteles… Todo alimento con altos contenidos de azúcar eleva exponencialmente el riesgo de caries. Por el contrario, las frutas y verduras crudas son ricas en vitaminas y minerales, equilibran el pH de la boca y reducen la placa bacteriana. Toma una manzana a diario y prueba también a comer zanahorias crudas o frutas como la pera.
Por último, las revisiones anuales, como poco, en la clínica dental ayudarán a detectar cualquier caries de forma temprana y permitirá tratarla cuanto antes. Aprovecha estas visitas para hacerte una limpieza dental que elimine los restos más profundos de sarro y placa de tu dentadura.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *