El empaste dental paso a paso

Empaste, el tratamiento más frecuente

Las caries son la enfermedad bucodental más frecuente alrededor del mundo y el empaste el mejor tratamiento para solucionarla, al menos en primera instancia. Te contamos en qué consiste esta técnica, cómo se desarrolla y por qué es tan importante hacer un empaste cuanto antes.

El paso a paso de un empaste

Las revisiones rutinarias con el dentista nos ayudan a detectar caries en sus fases iniciales y aplicar tratamientos antes de que el mal se extienda. En otras ocasiones acudimos a consulta porque un empaste anterior se ha caído o porque percibimos cierta molestia en alguna pieza.
Cuando tu dentista corrobore que tienes una caries y necesitas un empaste, procederá así:
1. La anestesia. Se aplica a través de una inyección pinchando en distintos puntos de la encía. El objetivo es evitar cualquier tipo de molestia al paciente y cuando nos encontramos con caries muy superficiales podemos prescindir incluso de ella.
2. La eliminación de la caries. Con la ayuda del láser o de instrumental odontológico, retiramos todo el tejido dañado de la pieza.
3. El relleno de la cavidad. Una vez hayamos eliminado la zona dañada quedará en nuestra pieza una cavidad abierta que rellenaremos con composite odontológico. La amalgama de plata ha dejado prácticamente de utilizarse por el impacto estético que supone ver un empaste plateado. Una vez cubierto el espacio y pulido para que el tacto sea similar al de la pieza habremos concluido con el tratamiento.

La importancia de la detección temprana

Los empastes nos permiten frenar los procesos de la caries y evitar tratamientos más complejos como endodoncias y fundas dentales o incluso la pérdida del diente cuando está demasiado dañado. Por eso es tan importante que acudamos a consulta ante cualquier mínima molestia y que respetemos la revisión anual como medida preventiva.

¿Duelen los empastes?

Es una de las preguntas más frecuentes de un paciente que va a hacerse un empaste por primera vez. Y la respuesta es un no rotundo. La odontología moderna cuenta con recursos sobrados para garantizar que todos los tratamientos serán indoloros para el paciente. ¡Para eso está la anestesia! El tratamiento en sí se hará bajo sus efectos y no notarás más que el aspirador en tu boca tragando saliva. Una vez concluya el tratamiento y la anestesia deje de hacer efecto, puedes notar una pequeña molestia en la mandíbula si has permanecido mucho tiempo con la boca abierta y una ligera punzada en la pieza tratada que mejorara con un antiinflamatorio de uso común. Si sigues notando dolor, acude a tu dentista para comprobar que la caries ha sido eliminada por completo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *